San Simón

EXTENSIÓN: 2,50 Km2

BREVE DESCRIPCIÓN: San Simón es uno de los barrios que carece de monte y se ubica entre los barrios de La Sabina con el que limita al Oeste, Lomo Oscuro con el que limita al Sur y Callejones al Norte, por el Este el mar es limítrofe con su línea de costa. 

San Simón es cruzado básicamente por el cauce de dos barrancos, el de Romero y ….Al carecer de monte no es un barrio que posea grandes masas boscosas, ni de pinar ni tampoco laurisilva. No existen grandes reductos de ecosistemas como los bosques termófilos o tabaibal-cardonal. Si hay algo que caracteriza gran parte de su territorio son los pastizales de sustitución que se ubican sobre los viejos campos cerealistas y que poco a poco van siendo poblados por matorrales de sustitución lo que nos indica el actual abandono de las prácticas agrícolas.

En la zona baja del barrio resaltan dos conos volcánicos: la Montaña de la Cucaracha es un lugar de gran interés. Se trata de un edifico volcánico aislado, con su cráter enfocado ligeramente hacia el sur, lo que nos indica que el régimen de vientos existente en el momento de su formación no era el “típico” de la zona, vientos alisios de dirección NE-SW. Esta particularidad lo hace peculiar dentro del conjunto de conos volcánicos subrecientes de Cumbre Vieja, además, su interés resulta de la presencia de una importante necrópolis aborigen en sus inmediaciones. No cabe duda que su belleza paisajística resalta aún más por la ausencia de vegetación alta a su alrededor y la llanura del terreno circundante. El segundo edificio volcánico, la Montaña de Las Goteras, ha perdido algo de interés paisajístico tras haberse eliminado parte de su volumen para facilitar el acceso de los aviones al aeropuerto. Sin embargo, la presencia de una cueva en su margen este, con una fuente en su interior, donde según narran algunos vecinos llegó a ubicarse una improvisada escuela, devuelven parte del interés perdido tras su mutilación. Por otro lado, el interés geomorfológico del edificio es indiscutible por su origen submarino bastante escaso en la geografía insular. 

 

La Montañeta o Montaña de La Oliva

Tanto la arquitectura doméstica como otros elementos etnográficos del patrimonio rural se hallan presentes en San Simón. Son varios los nichos de cruz perfectamente conservados en lo que podríamos denominar el centro neurálgico del barrio, en torno a la carretera general LP-2. En estos dos nichos de cruz los vecinos celebran una fiesta en el mes de agosto, además de por supuesto, como manda la tradición, engalanar y vestir las cruces para el tres de mayo. Con su pasado cerealista y como barrio costero que es, existen aún varias eras, aunque la mayoría han desaparecido. Bodegas y alguna vieja vivienda completan el listado de recursos arquitectónicos de este barrio.

San Simón, conserva aún en muchos de sus vecinos la tradición de la siembra de boniatos de secano. Antaño los vecinos de los barrios del Sur compraban la “rama” e incluso los propios boniatos en este barrio, y aunque son cada vez menos, los boniatos de San Simón siguen siendo nombrados, incluso fuera del municipio. Sin tener en cuenta la viña, la agricultura de medianías se limita, como en otras zonas del municipio, a escasos huertos cercanos a las viviendas.

Los aprovechamientos de antaño sobre cualquier terreno apto para el cultivo transformaron en gran medida su paisaje. Los suelos útiles fueron ocupados por los cereales de secano que se extendían por la zona baja del barrio. Hoy tan solo podemos atestiguar ese pasado con las huellas que allí permanecen, éstas son las paredes de piedra seca que delimitaban las viejas parcelas. Estas parcelas en la actualidad están totalmente ocupadas por amplios pastizales. Los malpaíses que no pudieron convertirse en huertos y los terrenos más pedregosos fueron sembrados de viñedos. De esta forma la viña, (que ha sobrevivido mejor que otros cultivos el abandono de la agricultura de secano), se ha convertido en el mejor recurso paisajístico y económico del barrio. Las viñas sobre empedrados, características de esta zona de la isla, tapizan amplias porciones del territorio de San Simón. Reciente la incorporación de otra forma de cultivo, el “viñedo en espaldera”, compite por ganarse terreno entre las antiguas parras acostadas sobre el sustrato. 

La cultura del vino está muy arraigada en este barrio, donde además del bello paisaje de viñas compartido con otros barrios lindantes, destacamos también la presencia de bodegas y lagares, construidos con los materiales de la zona, por lo que se integran perfectamente en el paisaje. Esta arquitectura de pajeros de piedra seca, con tejados de teja a dos, tres o cuatro aguas, puertas muy bajas y tan solo una pequeña apertura a modo de postigo es característico de la zona, siendo su sencillez constructiva lo que las hace aún más bellas. Las anchas paredes que mantienen el interior fresco, la oscuridad del ambiente, el suelo de tierra, etc. son cualidades perfectamente estudiadas para garantizar la calidad del vino.

Por último, como recurso económico del barrio, y también como paisaje agrícola, destacamos la presencia de los cultivos de exportación en la costa. Principalmente se localizan al norte de la Montaña de Las Goteras y continúan hasta el vecino barrio de Callejones. Se trata mayoritariamente de fincas de plátanos. Los terrenos originales fueron sorribados y transformados en fértiles fincas trayendo la tierra de otras zonas de la isla, generando así un paisaje artificial, y convirtiéndose en un recurso económico para los vecinos. Lamentablemente, desde el punto de vista paisajístico, las panorámicas obtenidas desde la proximidad a la Montaña de Las Goteras sobre este paisaje agrario pierden algo de interés por la presencia de invernaderos en varias fincas y la extracción de áridos que allí se ubica. 

VALORES NATURALES:

  • Montaña de La Cucaracha
  • Montaña de Las Goteras
  • Malpaíses

VALORES CULTURALES:

  • Cultivo de viñedos sobre empedrados
  • Cultivo de plátanos
  • Cultivo de boniatos
  • Nichos de cruz
  • Bodegas y Lagares
  • Fuente de Las Goteras