Tiguerorte

EXTENSIÓN: 8,97 Km2DESCRIPCIÓN GENERAL: Al igual que los otros dos barrios localizados más al Sur, Tiguerorte es un barrio amplio debido a su disposición de cumbre a costa, por lo que posee muchos recursos naturales y culturales.

En cuanto a los valores naturales destacamos en primer lugar la presencia de Fayal-Brezal en sus cumbres, hecho inédito más al Sur, ya que a partir de estas latitudes los vientos alisios han descargado gran parte de su humedad. El aprovechamiento forestal que desde épocas prehispánicas se ha realizado de este bosque hace que su estado de conservación no sea el más idóneo, aunque el progresivo abandono de las actividades agroforestales ha  propiciado su recuperación en las últimas décadas. El pinar también aparece representado en la zona más alta del barrio. La costa de Tiguerorte, al igual que ocurre con Tigalate y Montes de Luna, aparece hoy poblada casi exclusivamente por higuerillas y matorrales propios del piso basal que proliferan donde antaño pastaban los rebaños de cabras y se cultivaban boniatos, chochos, viñedos y algunos cereales. Hoy testigo de ese pasado agrícola aparecen tan solo algunos viñedos de forma esporádica. Los bosques termófilos, como en muchas otras zonas del municipio, prácticamente han desaparecido y residualmente apenas permanecen las siluetas de algunas palmeras y sabinas, normalmente cercanas a las viviendas y que antaño también fueron aprovechadas para labores como la cestería o la elaboración de herramientas.

Uno de los valores geomorfológicos más destacados del barrio es la presencia de la colada del volcán San Juan que en 1949 se canalizó por el Barranco de la Jurada, sin llegar a alcanzar el mar, y que supuso para los vecinos de la zona días de angustia y desconcierto. La Montaña de La Jurada, antaño cultivada y hoy testigo del progresivo abandono agrícola, es otro monumento destacado en el relieve del barrio. En la costa resalta la Playa de la Barqueta, desconocida para muchos de los macenses por su acceso complicado y a la vez por permanecer oculta desde las panorámicas superiores del barrio. 

Culturalmente en el barrio de Tiguerorte destacamos la presencia de ganadería en sus paisajes de medianías, donde el abandono agrario parece más patente que el ganadero. Es común observar ganado de la tierra pastando, dibujando estampas cotidianas de ayer, hoy cada vez más difíciles de ver. Por su parte, existen a lo largo de todo el barrio varias granjas de ganado caprino.

De igual forma que en los barrios vecinos Tiguerorte dispone de varios nichos de cruz que los vecinos enraman en el mes de mayo con motivo de la celebración de la festividad de las cruces. Asimismo, la arquitectura tradicional y los elementos etnográficos que la acompañan salpican el paisaje de Tiguerorte, sucediéndose los ejemplos de viviendas de dos pisos, eras, aljibes e incluso hornos no siendo éstos últimos tan abundantes como en Tigalate. La citada arquitectura tradicional, a pesar de estar presente, es menos abundante que en los barrios vecinos. La proliferación de viviendas en Tiguerorte estuvo ligada a la apertura de la carretera LP-132, en la década de los años 40, y las viviendas que se fueron ubicando en torno a la misma eran de tipología más moderna y de tendencia más urbana. 

La aceleración de los vientos que se produce en esta zona del municipio ha limitado desde siempre los cultivos en los barrios sureños, y esto unido al hecho de quedar gran parte del barrio lejos de la influencia de las canalizaciones de agua, ha dificultado muchísimo la agricultura en estas latitudes. Es por ello, que el cultivo más abundante continúa siendo el viñedo, único capaz de soportar las duras condiciones climáticas, sin embargo, paulatinamente el abandono también se ceba sobre él. Por lo demás, la agricultura hoy en día en Tiguerorte y los barrios sureños se limita a pequeñas huertas cercanas a las viviendas para el autoconsumo familiar. A pesar de este abandono, sobre el territorio permanecen las huellas del pasado agrícola, no en vano el campesino macense transformó el territorio creando tierras aptas para el cultivo desde la costa, sobre los acantilados, hasta los dominios del monte. 

VALORES NATURALES:

  • Barranco de La Lava (canalización de la colada del Volcán San Juan 1949)
  • Montaña de La Jurada
  • Fayal-brezal
  • Elementos aislados del bosque termófilo (palmeras)
  • Playa de La Barqueta

VALORES CULTURALES:

  • Presencia de ganadería: vacuno y caprino
  • Arquitectura rural aislada
  • Patrimonio rural: nichos de cruz, hornos, eras, aljibes, caminos empedrados, etc.